haga clic aquí para leer esto en español

A member of New Vida posted a picture on my Facebook timeline of a really wild Christmas suit. The odd yuletide celebration of an “ugly Christmas sweater” has gone to a new level with this Christmas suit. My Facebook notifications have lit up with people agreeing or disagreeing with the idea of me wearing this suit. When I shared the photo with my kids, they thought the suit idea was “phenomenal!” When I shared the observations in the comment section, another friend replied: “Sure they would. They think you are the norm as Dad’s go.” I chuckled at this observation. But I realize it is true. I am the normal dad in the minds of my children. To other children, I may be abnormal or even super weird. It’s hard to say. But the point is we only know what we know, especially in our years of formation.

Christmas Suit
Originally posted on Facebook by Kevin Turner

During our Faith Promise Missions Celebration & Commitment services this November, members of New Vida were exposed to stories and situations that are very different than what most of us would describe as normal. Our missionary guests shared about the work they are engaged in and it opened the eyes of many of our members.

One of our missionaries shared about how he works in region of the world where men and women grow up navigating through two or more languages. The difficult part is that their principle language does not have a Bible translation available. This makes it very difficult for people to grasp many of ideas, idioms, or concepts because they are reading or hearing the Bible in their second language, which is compounded because this second language Bible is actually of a translation from other languages. (Confused, yet? I was as I tried to write that sentence.) As our missionary friend works with a team to translate the Bible into the first language of his friends, family, and neighbors, the recipients of the the translations will have their view of God clarified and they will begin to see how different life can be for them.

Another missionary guest shared about living with depression for 18 years. His story focused on how he had been following God out of a sense of duty but seemed to lack joy in serving and life in general. Because he only knew what he knew, he thought what he was experiencing was normal until he visited with a counselor. Through counseling he came to find out his brain was not functioning as most brains typically do. Through therapy and medication, he was able to get help and then one day he observed something different about grass. It was actually “greener” to him. His normal was being redefined and his marriage, parenting skills, and other relationships, even work, are better because of this reshaping.

A final story for this post, is related to the work of helping women leave a life of legal prostitution. The sex industry is very pervasive in our world. Pornography is a type of legal prostitution, but in many cities and countries, legal prostitution isn’t limited to our monitors. Mostly men, pay a sex worker to perform various sex acts (inspired from pornography) because “their wives won’t do it.” Many of these sex workers lack the ability to escape this lifestyle because they do not know any different. This is hard to imagine because of the “romanticized” versions of prostitution that we see in movies and TV shows. These fictional stories shape a story that makes it seem like a woman has “chosen” to be in the sex industry. The harsh reality is that many are not choosing this life style. Our missionary guest explained that these women are often born into sex trafficking and never know any other life. As this missionary works organizations that seek to provide a place of refuge and escape for sex workers many of the hurdles that need to be overcome involve reshaping the way the sex worker thinks. But as the hurdle is overcome, the children of the sex worker are born into freedom because she is free.

Reshaping communities is hard work. It does not happen overnight. It begins with reshaping one part of a life a time. As a church, we join the work of God that leads to reshaping of communities.

And the one sitting on the throne said, “Look, I am making everything new!” And then he said to me, “Write this down, for what I tell you is trustworthy and true.” ( Revelation 21:5)

 

en Español

Un miembro de New Vida publicó una foto en mi línea de tiempo de Facebook de un traje de Navidad realmente loco. La celebración extraña de un “feo suéter de Navidad” ha llegado a un nuevo nivel con este traje de Navidad. Mis notificaciones de Facebook se han explotaron con personas que están de acuerdo o en desacuerdo con la idea de que use este traje. Cuando compartí la foto con mis hijos, pensaron que la idea del traje era “fenomenal”. Cuando compartí las observaciones en la sección de comentarios, otro amigo respondió: “Claro que sí. Ellos piensan que eres lo que es normal para un papá”. Me reí de esta observación. Pero me doy cuenta de que es verdad. Soy el padre normal en la mente de mis hijos. Para otros niños, puedo ser anormal o al extremo, súper extraño. Es difícil de decir. Pero el punto es que solo sabemos lo que sabemos, especialmente en nuestros años de formación.

Christmas Suit
Originalmente publicado en Facebook por Kevin Turner

Durante los servicios de Promesa de Fe en noviembre de este año, los miembros de New Vida estuvieron expuestos a historias y situaciones que son muy diferentes de lo que la mayoría de nosotros estamos acostumbrados. Nuestros invitados misioneros compartieron sobre el trabajo en el que están comprometidos y le abrió los ojos a muchos de nuestros miembros.

Uno de nuestros misioneros compartió sobre cómo él trabaja en una región del mundo donde hombres y mujeres crecen navegando a través de dos o más idiomas. La parte difícil es que su idioma principal no tiene una traducción de la Biblia disponible. Esto hace que sea muy difícil para las personas captar muchas de las ideas, expresiones idiomáticas o conceptos porque están leyendo o escuchando la Biblia en su segundo idioma, lo cual se complica porque esta Biblia en segunda lengua es en realidad una traducción de otros idiomas. (¿Confundido?, yo tambien estaba cuando traté de escribir esa oración.) Como nuestro amigo misionero trabaja con un equipo para traducir la Biblia al primer idioma de sus amigos, familiares y vecinos, los recipientes de las traducciones tendrán su visión de Dios aclarado y comenzarán a ver qué diferente puede ser la vida para ellos.

Otro invitado misionero compartió sobre vivir con depresión durante 18 años. Su historia se centró en cómo había estado siguiendo a Dios por un sentido del deber, pero le faltaba alegría en el servicio y la vida en general. Como solo sabía lo que sabía, pensó que lo que estaba experimentando era normal hasta que visitó a un consejero. A través del asesoramiento, descubrió que su cerebro no funcionaba como la mayoría de los cerebros normalmente lo hacen. A través de la terapia y la medicación, pudo obtener ayuda y un día observó algo diferente sobre la césped. Se apareció “más verde” para él. Su normalidad estaba siendo redefinida y su matrimonio, habilidades de crianza y otras relaciones, incluso trabajo, son mejores debido a esta remodelación.

Una última historia para esta publicación está relacionada con el trabajo de ayudar a las mujeres a abandonar una vida de prostitución legal. La industria del sexo es muy penetrante en nuestro mundo. La pornografía es un tipo de prostitución legal, pero en muchas ciudades y países, la prostitución legal no se limita a nuestros computadores. En su mayoría, los hombres le pagan a una trabajadora del sexo para que realice varios actos sexuales (inspirados en la pornografía) porque “sus esposas no lo harán”. Muchas de estas trabajadoras sexuales faltan la capacidad de escapar de este estilo de vida porque no conocen otra cosa. Esto es difícil de imaginar debido a las versiones “románticas” de la prostitución que vemos en las películas y los programas de televisión. Estas historias de ficción crean una historia que hace parecer que una mujer ha “elegido” estar en la industria del sexo. La dura realidad es que muchas no están eligiendo este estilo de vida. Nuestro invitado misionero explicó que estas mujeres muchas veces nacen en el tráfico sexual y nunca conocen otra vida. Este misionero trabaja en organizaciones que buscan disponer un lugar de refugio y escape para las trabajadoras del sexo, muchos de los obstáculos que deben superarse implican una nueva forma de pensar de la trabajadora sexual. Pero a medida que se supera el obstáculo, los hijos de las trabajadora sexual nacen en la libertad porque ella esta libre.

Remodelar las comunidades es un trabajo duro. No sucede de la noche a la mañana. Comienza con la remodelación de una parte de una vida a la vez. Como iglesia, nos unimos al trabajo de Dios que conduce a la remodelación de las comunidades.

“Y el que estaba sentado en el trono dijo: Hé aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe: porque estas palabras son fieles y verdaderas.” (Apocalipsis 21:5)